¿Cómo vivimos los españoles el fútbol?

¿Cómo vivimos los españoles el fútbol?

  • Todos los tipos de aficionados son bienvenidos en Lizarran, donde podrán disfrutar y animar a la selección española

 

Nerviosos, incansables, tranquilos, … los españoles vivimos el fútbol de muchas formas diferentes y apoyamos a nuestra selección partido tras partido. Lizarran, Casa de Pinchos, celebra su 30 aniversario este año, coincidiendo con el Mundial de Rusia 2018, y está listo para acompañar a La Roja en la búsqueda de otra estrella para su camiseta. Todos los tipos de aficionados, desde el más forofo hasta el más apático, podrán acudir a los restaurantes de la enseña para animar a la selección y disfrutar de la mejor gastronomía en la mejor compañía:

 

  • El aficionado entrenador: es ese amigo que se pasa todo el partido dando, o más bien gritando, instrucciones a los jugadores. Es un amante del fútbol y si le dejasen, le robaba el puesto al mismísimo Hierro y dirigía a La Roja hacia la victoria. Su pasión, apoyo y emoción le hacen vivir todos los partidos como si se tratase de la final.
  • El fan interesado: puede que el fútbol no sea su mayor pasión, pero con tan solo ver un partido tendrá tema de conversación para semanas. En reuniones, comidas o incluso en el ascensor mencionará la gran actuación de La Roja y demostrará sus conocimientos futbolísticos
  • Fiestero por definición: también conocido como ese amigo que se apunta a un bombardeo. Aunque el fútbol no le guste mucho, es incapaz de decir que no a un plan. Un buen pincho, un buen ambiente y la mejor compañía se le hacen irresistibles.
  • El incondicional: desde la fase de grupos a la final, acude a ver todos y cada uno de los partidos uniformado con todo lo necesario: camiseta, bufanda, aplaudidores e incluso las temidas vuvuzelas que se popularizaron en el Mundial de Sudáfrica. En las victorias e incluso en la época de los temidos cuartos de final apoya a España como nadie
  • El fan inquieto: a un lado, al otro, delante, atrás. Es esa persona que no para quieto ni un segundo durante el encuentro, los nervios y el entusiasmo se lo impiden. Es capaz de recorrerse todo el establecimiento varias veces en un solo tiempo.
  • El futbolero culto: conoce a cada entrenador, cada jugador, su número y todos los detalles de su carrera futbolística y su forma se jugar. No se le escapa ningún detalle, sus conocimientos alcanzan unos límites que no imaginarías.
  • El solitario: el silencio es su mejor compañía. No le gusta ver los partidos acompañado, ya sea por nervios o por su necesidad de concentración, prefiere verlos solo y sin nadie conocido cerca. Aunque eso no le impide apoyar siempre a la selección
  • El aficionado digital: ve el futbol en la televisión, pero sobre todo lo sigue en las redes sociales. Le encanta comenta cada jugada, cada gol y cada falta, no entiende el partido sin un hashtag
  • El futbolero renegado: este fan se va interesando por el Mundial según España va ganando y se va clasificando. Y si nuestra selección llega a la final, será el aficionado número 1. Aunque si la eliminan antes, renegará, criticará y se quejará.

 

Y finalmente:

 

  • El aficionado apático: no le gusta el fútbol y no lo oculta. Aunque no sea fan de este deporte, en Lizarran podrá seguir disfrutando de grandes disfrutar de un buen rato con sus amigos.

 

Todos estos aficionados y muchos más podrán disfrutar en Lizarran de la cita con la selección. Cada uno tiene su pincho ideal o diversas alternativas para compartir. Todo tipo de sabores que les permitirán disfrutar de experiencias inolvidables alrededor de una mesa.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your name

Message