ALICANTE. Desde que comenzó su andadura como franquicia en los años noventa, la taberna de ‘pintxos’ vascos Lizarran se ha demostrado una de las enseñas más consolidadas de la hostelería española. Con varios restaurantes abiertos en estos momentos tanto en la capital alicantina como en decenas de puntos de la provincia, a través de diferentes franquiciados, Lizarran aspira a seguir creciendo en Alicante, y todo apunta que lo hará en breve.

Según ha podido saber este diario, la ‘casa de pintxos’ ultima su desembarco a corto plazo en la plaza de los Luceros de Alicante, epicentro de la hostelería low cost de la ciudad y donde ya están presentes diversas franquicias, desde 100 montaditos hasta The Good Burger. La llegada de Lizarran se producirá así poco después de que otra franquicia, la taberna andaluza Volapié, haya puesto punto final a su breve presencia en la ciudad (primero en la playa, luego en Luceros) tras el segundo cierre del sector por la tercera ola del coronavirus.

En estos momentos, Lizarran cuenta con media docena de locales en la capital alicantina, de diferentes franquiciados, y todos situados en ubicaciones estratégicas. Así, se encuentran establecimientos con los populares ‘pintxos’ en la Rambla, la avenida de Alfonso el Sabio, la de Maisonnave, la calle Alemania (muy cerca del anterior), o los centros comerciales Gran Vía y Plaza Mar 2, además de la Playa de San Juan. Excepto en el centro comercial Puerta de Alicante, donde tuvo que cerrar, todos los locales de Lizarran en la ciudad están consolidados y disfrutan del favor del público desde hace años.

Pero parece que los ‘pintxos’ no pasan de moda, y que nunca hay suficientes Lizarran. Así, la enseña ultima su aterrizaje en plena plaza de los Luceros, donde la hostelería (y especialmente la ‘low cost’) ha ido ganando terreno al comercio en los últimos años. Al frente del proyecto se encuentra una franquiciada que ya gestiona locales de Lizarran en el centro comercial Habaneras, en Torrevieja, o en el de l’Aljub, de Elche, entre otros.

Lizarran es una de las marcas más reconocidas del país, y una de las líderes de su sector. Tras poner de moda lejos del norte el sistema de calcular la cuenta en base a los palillos que quedan en el plato, la enseña se ha convertido en una de las opciones más populares tanto para quedar con amigos o familiares y organizar celebraciones como para tomar algo rápido sin planificar. El ‘pintxo’, con una forma de consumo única a través de vitrinas en las que se sirve el propio cliente, es sin duda el producto estrella, bien arropado por las raciones y una amplia variedad de bebidas, además del ambiente desenfadado que forma parte de la identidad de la franquicia.

Fuente: Alicante Plaza