Lizarrán: El poder de la imagen en las redes sociales

Conozco a muchas personas que se quejan cada vez que van a un restaurante y ven a alguien sacar el teléfono para echar fotos, yo he estado en ambos bandos. Pero lo cierto es que las estadísticas del INE nos dicen que 1 de cada 3 clientes hace fotos a la comida y sube una valoración en las redes sociales.

Las franquicias son restaurantes que se ven particularmente beneficiados con este tipo de publicidad, ya que les allana el camino cuando quieren expandirse a un país o una ciudad donde no se conoce. ¿Cuantos millones de personas conocen donde comen las influencers? El poder de la imagen puede llegar a ser abrumador.

Franquicias como Lizarrán, especializada en pinchos y tapas, conoce de primera mano la revolución gastronómica que fomentan las fotos compartidas en redes sociales, por eso se cuida al detalle cualquier aspecto de la decoración de los locales o el tipo de comida que se sirve.

La gastronomía triunfa en internet y potencia las ventas

Seguro que has escuchado en tu círculo de amigos o familiares que cuando van a algún viaje han visitado alguna cafetería o restaurante porque previamente han visto fotos en Instagram u otras redes sociales.

Y es que, cada vez es más común que los turistas hagan sus itinerarios de viaje en función de las ofertas gastronómicas que descubren a través de las fotos de redes como Instagram. Cafeterías temáticas, restaurantes pequeños en una calle escondida, terrazas deslumbrantes o una zona alejada de las calles más turísticas y que sólo conocen los que viven en esa localidad.

Las redes sociales han cambiado los cimientos del sector turístico y ha obligado a los hosteleros a cambiar las reglas del juego. Ya no basta con que la comida esté buena, ahora la presentación, el emplatado o que el ambiente del local sea mágico son claves para que el flujo de clientes aumente tras la difusión de las correspondientes fotos tras cada comida.