Lizarrán: 5 características de una buena franquicia

A todo inversor le gusta saber que su dinero está rindiendo lo máximo posible y, al mismo tiempo, es importante que tengamos la certeza de que nuestro negocio sea relativamente seguro.

Es por ello que las franquicias se han convertido en una de las mejores opciones para invertir, ya que al ser nombres comerciales afianzados en el mercado nos dan una serie de ventajas que ningún otro negocio de restauración puede ofrecer.

Las 5 características que una buena franquicia debe tener son:

  1. Inversión en branding: Que una franquicia tenga un nombre conocido y una base de clientes fieles es imprescindible a la hora de elegir una franquicia u otra. Si la franquicia que queremos abrir es muy conocida tendremos asegurados a un buen número de clientes desde el día 1 y sin gastos de publicidad.
  2. Asesoramiento a los franquiciados: Una de las partes más importantes del proceso es que la matriz de la franquicia ofrezca su apoyo a los franquiciados a lo largo de todo el proceso de apertura y establecimiento del local. No basta con dar información, tener un apoyo que nos guíe es fundamental.
  3. Estilo propio: Para asegurar el éxito de cualquier negocio es importante contar con identidad propia y una serie de características que nos diferencien del resto de competidores. ¿Qué tiene nuestro negocio que no tengan otros?
  4. Facilidad de gestión: Muchas de las personas que quieren entrar en el sector de la restauración no tienen experiencia previa, por lo que es importante que la franquicia sea fácil de gestionar y todos los procesos estén muy bien detallados.
  5. Originalidad: Un plus que beneficia tanto a franquiciados como a la empresa fundadora es la originalidad de estos últimos. Crear una marca original, que nunca se haya visto y que rompa con la tendencia del mercado es complicado pero traerá beneficios a medio y largo plazo asegurados.

 ¿Estás pensando en abrir una franquicia?