Inicia tu propio negocio

En los últimos 10 años hemos pasado por una de las peores crisis económicas de la era moderna. En el caso de España vimos como se perdieron más de 3 millones de empleo y cientos de miles de familias han tenido que sobrevivir durante años de sus ahorros, ayudas sociales y con todos sus miembros en paro.

 Encontrar trabajo en el sector privado es difícil, el sector público lleva congelado desde hace años y ni siquiera cubren las jubilaciones. ¿Por qué no invertir dinero en ti mismo y montar tu propio negocio?

 Los datos de la Federación de Trabajadores Autónomos (ATA) no mienten, en lo que llevamos de año cada día 245 personas se lanzan a la aventura de montar tu propio negocio.

 Ahora sólo queda pensar y elegir el tipo de negocio que más te guste, que creas que puedes gestionar y, muy importante, sea viable económicamente a medio y largo plazo.

 Monta una franquicia y benefíciate de una marca ya establecida

 La diferencia entre crear una franquicia o un restaurante sin nombre es la popularidad de nuestra marca. Para conseguir que un restaurante que parte desde 0 tenga una reputación se necesitan años, mucho sacrificio y también buena suerte.

Si invertimos en una franquicia conseguiremos beneficiarnos del nombre de una marca ya establecida en el mercado, con un flujo de clientes seguro desde el primer día, y de un sistema continuado de publicidad global que beneficia por igual a todos los franquiciados.

Las franquicias son la mejor opción para los nuevos emprendedores, personas que quieren convertirse en dueños de su destino pero que no quieren invertir todos sus ahorros en un negocio sin garantías.

Otro de los factores que hacen que cada vez se invierta más dinero en franquicias es el soporte continuo que la matriz suele dar a los franquiciados. Y es que, no es lo mismo tomar todas las decisiones nosotros que poder consultar con alguien que tiene mucha experiencia sobre nuestras dudas o posibles incidencias.