900 102 869 Franchises
Categories

El tapeo: Origen

    El tapeo podría considerarse una religión entre los españoles ¿Quién no ha ido de tapas alguna vez? Si no lo has hecho, deberías animarte a ir. Desde Lizarran os decimos “debes”, porque lo consideramos como un deber, una experiencia de vida imprescindible.  ¿Cuántas discusiones se han podido solucionar entre nuestras paredes? Seguro que más de las que podemos contar.
    La idea “¡No molestes, estamos arreglando el mundo!” nace a raíz de todas las conversaciones que se mantienen mientras saboreas una buena tapa y una buena cerveza. Por esta razón, el tapeo es nuestro estilo de vida y queremos que sea tu mejor experiencia.

El origen del tapeo

    El origen del tapeo es una tradición que se transmite de generación en generación, pero ¿por qué? Pues porque nos gusta, y por eso la mantenemos. Esta costumbre tiene actualmente muchos orígenes y no se sabe a ciencia cierta cuál es el verdadero.
    Lo que sí sabemos es que uno de ellos está entre la argucia de un mesonero y la astucia de evitar emborrachar a todo el que bebía a diario. Algunas de ellas hablan sobre que el origen del tapeo proviene de la época de Alfonso X el Sabio o de Fernando VII:
  • Cuenta la leyenda: Alfonso X el Sabio estaba enfermo y el médico le ordenó tomar pequeñas ingestas de vino, pero para que el monarca no se emborrachase, añadieron a la receta una pequeña porción de comida. Debido a su pronta recuperación, el rey ordenó que se estableciese este tratamiento en los mesones de Castilla, así también evitarían los altercados que provocaban las personas que solo bebían vino por no tener dinero para comer.
  • Cuenta la leyenda: En un viaje en el que Fernando VII se encontraba en Cádiz pidió en una taberna un vaso de vino y debido a la cantidad de moscas que les rondaban, el tabernero decidió colocar una loncha de jamón encima de la bebida para que ningún insecto cayera en el vino. Como al rey le gustó el invento pidió otro vino con tapa y la moda se extendió.
    Así, día tras día y año tras año la tradición se mantiene. Como comentaba no se sabe exactamente cómo nace, pero lo que sí sabemos a ciencia cierta, es que por una mejora de ciertas situaciones en la vida, nace el vino acompañado de una porción de comida. Lo que se conoce como bebida más tapa. A día de hoy, el vino lo cambiamos por cerveza y las tapas cada día son más creativas e innovadoras.
    Lizarran nace por y para las tapas, por esta razón queremos mantener y extender esta cultura de la mejor manera que sabemos: con nuestros pinchos ¡Te esperamos!