Descubre uno de nuestros pinchos

Siempre es un buen momento para ir de cañas, de tapas… para poner en práctica esa cultura del tapeo que tanto nos gusta. En Lizarran queremos disfrutar de vosotros y ver cómo compartís buenos momentos entre nuestras paredes. Por ello, esta semana os animamos a que nos visitéis y lo viváis.

Creemos que es importante mantener esta tradición por su sentimiento de socialización y por lo que despierta en cada uno: ¡Los buenos momentos! Así que, os vamos a presentar un pincho, y no uno cualquiera, sino nuestro tradicional wrap de salmón. Un pincho perfecto para cualquier circunstancia, por sus características y su sabor. Como ya sabréis, el salmón es un pescado azul rico en proteínas y omega3, por lo que es un alimento importante en nuestra dieta. Razón por la cual no hemos dudado a la hora de añadirlo a nuestra carta. Y, por supuesto, a nuestra dieta.

Además, para que este pincho cumpla vuestros requisitos, no solo lleva salmón.

Este wrap es una delicia compuesta por cuatro pilares: la crema de queso, el salmón ahumado, la rúcula y la tortilla de trigo. Ahora os toca imaginar cómo dedicamos nuestro tiempo para hacer este pincho, para que vuestro paladar lo disfrute y experimente una explosión de sabores.

El wrap de salmón: paso a paso

Primero, cogemos la tortilla de trigo. Comprobamos que sea la tortilla perfecta, la mejor. La estiramos y la dejamos a la espera, a continuación viene la estrella: el salmón ahumado. Con este ingrediente le damos la consistencia necesaria al pincho, aporta el sabor que más destacará en nuestro paladar. Elegimos el salmón, cuidadosamente cortado, y colocamos las finas lonchas encima de la tortilla de trigo.

Después añadimos el toque, la crema de queso . La seleccionamos, comprobamos que esté en su punto (por supuesto) la cremosidad, el color y el sabor. Buscamos la perfección. Ahora, es el turno de las verduras, elegimos la rúcula. Las hojas verdes se colocan encima de nuestro wrap para darle el último toque a este pincho. Una vez que tenemos todos los ingredientes colocados solo nos falta un paso, pero el más importante.

El cierre del wrap. Con maña y la ayuda de un palillo, arropamos los ingredientes con la tortilla de trigo. Así terminamos el wrap de salmón y comenzamos de nuevo. El mismo estilo, los mismos pasos para que todos sean únicos y a la vez iguales.

Nuestros wrap de salmón se añaden a nuestra bandeja de pinchos y se pone a disposición del cliente para que experimente la explosión de sabores en su paladar. Disfrutar y repetir es lo que os queda.

Así os decimos hasta pronto con nuestro wrap de salmón ¡Qué aproveche!