¡Calentitos!

Todos los que habéis pisado alguna vez un Lizarran conocéis ese momento tan especial en el que suena la campana, el camarero grita: “¡Calentitos!” y aparecen unos sabrosos pinchos que siempre nos sorprenden. Y esa situación es la que define a la perfección lo que somos, un lugar de encuentro para disfrutar de la comida y la bebida en compañía de nuestra gente.
Por eso, las tabernas Lizarran suelen ser el punto de arranque de muchas historias, de muchas propuestas: el sitio donde coger fuerzas antes de una noche larga e intensa, donde hablar con los amigos sobre la situación de nuestro equipo, o quizá con nuestra pareja sobre la película que acabamos de ver, o para celebrar con los compañeros de trabajo un éxito común.
En suma, mil posibilidades para disfrutar de la vida que cruzan por tu Lizarran. Y este blog busca precisamente eso, traeros ideas, rastrear esas historias que pueden pasar junto a nuestra barra, ante nuestro plato lleno de palillos, una buena cerveza o unos deliciosos cocktails. Propuestas que pueden empezar, terminar o transcurrir aquí, pero siempre sorprendentes y divertidas.
Ya lo sabéis: permaneced atentos al próximo grito de “¡Calentitos!” 😉